Errores más frecuentes de los Consejos de Administración

La tendencia actual de las empresa de institucionalizarse sigue, ya sea que comenzaron como negocios pequeños y se fueron transformando en empresas con una estructura más robusta o que desde su creación fueron pensadas y constituidas de manera institucional, son cada vez más empresas que optan por implementar un modelo de Gobierno Corporativo. 

Esta institucionalización significa el funcionamiento de la empresa con diversos órganos individuales dentro de ella, todos y cada uno con objetivos y funciones distintas, el más importante sólo por debajo de la Asamblea de accionistas es el Consejo de Administración, ya que es el encargado de gestionar, dirigir y guiar la administración y operación de la empresa, así como de crear y ejecutar el plan estratégico tomando en cuenta la visión de los socios. 

Sin embargo, muchas empresas no comprenden la importancia de que el Consejo de Administración verdaderamente trabaje de manera correcta y en algunas ocasiones simplemente es un órgano de papel, que sólo figura en el organigrama de la compañía sin cumplir realmente con sus funciones, -auditoría, finanzas y planeación, evaluación y compensación, comercialización y marketing etc-, y en algunos otros casos, el Consejo de Administración opera de forma incorrecta o implementando malas prácticas.

La mayoría de las empresas desea lograr la permanencia y subsistencia a lo largo de los años, desean aumentar su utilidad año con año, llegar a más y diferentes mercados, lograr un crecimiento importante, sin embargo, para lograr todos y cada uno de estos objetivos, es necesario contar con una visión clara de lo que la empresa desea y un Consejo de administración que verdaderamente trabaje, que se ensucie las manos y que ejecute el plan estratégico para cumplir con los objetivos y las metas definidos por la asamblea de accionistas.

  • Exceder la línea de autoridad de la dirección general.
  • Los Consejeros independientes carecen del perfil adecuado.
  • No se establece una agenda de trabajo.
  • No se cuenta con un sistema de evaluación de consejeros.
  • No adoptan verdaderamente el modelo de Gobierno Corporativo.
  • Los consejeros patrimoniales no se separan de sus roles. 
  • No se tiene un Coordinador del Consejo preparado y con autoridad.
  • No se establecen reglas para formalizar las sesiones. 

Todos y cada uno de estos errores frecuentes, conllevan a la larga, una administración y operación deficiente de la empresa, y un obstáculo importante para conseguir los objetivos a largo plazo.  

Es de suma importancia que las empresas y los empresarios comiencen a adoptar buenas prácticas corporativas y que estás incluyan la integración y operación eficiente del Consejo de Administración, como uno de los órganos de mayor importancia e influencia dentro de las corporaciones, así mismo, resulta vital que los empresarios se concienticen de lo importante que resulta la implementación de una estructura organizacional, la profesionalización de sus áreas y la institucionalización de la empresa y todos los beneficios que estos cambios y/o ajustes le pueden traer a la empresa y a los empresarios.

Noticias similares